POR: ALONSO RONALD ORTIZ GARCÍA

Blog

El debate del septuagésimo sexto período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas ha concluido, reproduciendo en parte el instinto básico de las unidades estatales; la pugna por el poder proyectada en las decisiones de la propia organización, pero también el reconocimiento de problemas y desafíos comunes.

En el evento, celebrado del 21 al 27 de septiembre de 2021, se ha discutido sobre un conjunto de problemas donde se incluyen el acceso equitativo a la vacuna COVID-19; la necesidad de éxito en la próxima 26ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow, Escocia; la seguridad y la paz, entre otros.

En el evento, celebrado del 21 al 27 de septiembre de 2021, se ha discutido sobre un conjunto de problemas donde se incluyen el acceso equitativo a la vacuna COVID-19; la necesidad de éxito en la próxima 26ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow, Escocia; la seguridad y la paz, entre otros.

Se ha anticipado además nuevos escenarios geopolíticos.

De todo ello, es importante reseñar algunas de las principales declaraciones y dar cuenta de las implicaciones de las mismas en el contexto de la necesidad de un renovado multilateralismo.

Vacunas

Es necesario señalar que este período de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas se dio en el eco del pasado reciente respecto a las malas decisiones sobre el abordaje de la pandemia.

Basta recordar que el Consejo de Seguridad fue resistente a reconocer que la pandemia actual implicaba riesgos que requerían una respuesta multilateral como las marcadas por las resoluciones 1308 (2000) y 2177 (2014) para lidiar con el VIH-Sida y ébola, respectivamente.

Esta parálisis del multilateralismo a inicios del 2020 debilito sin duda el poder de articulación del secretario general y evitó un debate profundo sobre el sentido humanitario de suspender las sanciones en países como Irán, Venezuela, Cuba o Siria.

La ineficiente respuesta inicial frente al COVID-19 nos recordó también el grave debilitamiento del multilateralismo.

Esta parálisis del multilateralismo a inicios del 2020 debilito sin duda el poder de articulación del secretario general y evitó un debate profundo sobre el sentido humanitario de suspender las sanciones en países como Irán, Venezuela, Cuba o Siria.

Era obvio entonces que el tema central de la Asamblea fuera la equidad de las vacunas y los obstáculos de su distribución.

En el discurso inaugural, el Secretario General de la ONU, António Guterres, señaló una paradoja “por un lado, vemos las vacunas desarrolladas en un tiempo récord: una victoria de la ciencia y el ingenio humano. Por otro lado, vemos ese triunfo deshecho por la tragedia de la falta de voluntad política, el egoísmo y la desconfianza”.

Y es que, si bien la mayoría de los países más ricos están vacunados contra el coronavirus, más del 90 por ciento de los africanos están esperando su primera dosis.

Fueron justo los líderes africanos quienes evidenciaron elocuentemente este problema.

El presidente de Namibia, Hage G. Geingob, dijo que la situación es tan grave que equivale a una «vacuna del apartheid», con muchos países en desarrollo excluidos de la ecuación.

Samia Suluhu Hassan, Presidenta de la República Unida de Tanzania, calificó el nivel de desigualdad en las vacunas como espantoso.

Samia Suluhu Hassan, Presidenta de la República Unida de Tanzania, calificó el nivel de desigualdad en las vacunas como espantoso.

“Es realmente desalentador ver que mientras la mayoría de nuestros países han inoculado a menos del 2 por ciento de nuestra población y, por lo tanto, buscan más vacunas para nuestra gente, otros países están a punto de implementar la tercera dosis”, dijo.

Con más del 82% de las dosis adquiridas por países ricos y menos del 1% enviadas a países de bajos ingresos, el bloque africano pidió una exención temporal de algunas disposiciones del Acuerdo sobre derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio que permitirían la producción nacional de vacunas.

La solución en la falta de equidad de distribución es clara: los países con dosis excedentes deben compartirlas, y los países en desarrollo deben abolir los derechos de patente para que puedan producir desde sus propias naciones las vacunas.

Recuperación y desarrollo

Si bien en un primer orden la contención de la enfermedad ha significado todo un reto para el multilateralismo, un segundo reto proviene de los intentos por reducir o palear los efectos económicos del Gran Confinamiento, donde las instituciones financieras poco han hecho.

No es extraño que, en este periodo de sesiones, voces de Asia, África y de Estados insulares se sumaron para pedir una revisión constructiva basada en la equidad, la sostenibilidad y la prosperidad colectiva, del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

No es extraño que, en este periodo de sesiones, voces de Asia, África y de Estados insulares se sumaron para pedir una revisión constructiva basada en la equidad, la sostenibilidad y la prosperidad colectiva, del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este sentido, Nana Addo Dankwa Akufo-Addo, presidente de Ghana, expresó su preocupación por la estructura excluyente de las organizaciones económicas mundiales.

A su voz se sumó la de Gotabaya Rajapaksa, presidente de Sri Lanka, quien destacó la necesidad de adoptar más iniciativas sobre financiación del desarrollo y alivio de la deuda para apoyar a los países en desarrollo a salir de la incertidumbre.

Chandrikapersad Santokhi, presidente de Surinam, fue más allá al insistir la necesidad de desarrollar una estrategia para reconstruir las economías y establecer un fondo de recuperación con el apoyo de instituciones financieras internacionales y el sector privado.

“El acceso a financiamiento concesional es de vital importancia para reiniciar nuestra economía”, dijo, pidiendo el apoyo para la aceptación del índice de vulnerabilidad multidimensional, propuesto por los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Viejos y nuevos conflictos

Los desafíos duraderos para la paz y la seguridad internacional en Medio Oriente, África y otros lugares ocuparon también un lugar central durante los debates de la Asamblea.

Viejos y nuevos conflictos salieron también a relucir.

La pandemia ha desdibujado la atención prestada a las múltiples desgracias que azotan a países como Bielorrusia, Libia, Siria y Ucrania.

Al respecto, Andrzej Duda, presidente de Polonia, dijo que la palabra “solidaridad” no se refiere exclusivamente a la pandemia, sino que también incluye el derecho a la autodeterminación y al gobierno democrático.

Ahmed Awad Ahmed Binmubarak, Ministro de Relaciones Exteriores y Expatriados de Yemen, llamó la atención sobre las dificultades que ha sufrido su país desde el golpe de Estado hutí en 2014, y apodó a Iránel patrón de la milicia”, que es parte del problema y no de la solución.

Ahmed Awad Ahmed Binmubarak, Ministro de Relaciones Exteriores y Expatriados de Yemen, llamó la atención sobre las dificultades que ha sufrido su país desde el golpe de Estado hutí en 2014, y apodó a Irán “el patrón de la milicia”, que es parte del problema y no de la solución.

Significativa fue la participación de Abdel Fattah Al Sisi, presidente de Egipto, quien pidió una solución de paz justa, duradera y completa en el Medio Oriente, con un Estado palestino a lo largo de la frontera de 1967 y Jerusalén Oriental como su capital.

Enfatizó que la comunidad internacional debe ayudar a mejorar las condiciones de vida de los palestinos y agregó que el multilateralismo es el único refugio frente a la escalada de conflictos, «armémonos no con la lógica de la fuerza, sino con la fuerza de la lógica«, señaló.

El Khalifa Shaheen Almarar, ministro de Estado de los Emiratos Árabes Unidos, dijo que la interferencia regional en los asuntos árabes, especialmente en Siria, Yemen, Libia e Irak, debe detenerse y debe garantizarse el pleno respeto por los países árabes.

Dentro de los nuevos conflictos, se señaló en reiteradas ocasiones los desafíos asociados al cambio climático.

Por ejemplo, Hassoumi Massoudou, Ministro de Estado y Relaciones Exteriores de Níger, destaco el severo impacto del cambio climático en la región del Sahel, llamando la atención también sobre los ataques en curso de grupos terroristas en escuelas en África Occidental y Central.

Osman Saleh Mohammed, Ministro de Relaciones Exteriores de Eritrea, dijo que con el mundo enfrentando el triple desafío -del COVID-19, el cambio climático y la rivalidad interestatal-, “todos debemos bajar de nuestras alturas y reflexionar sobre estos temas en de una manera holística”.

El rasero geopolítico

En la Asamblea, Joseph R. Biden, externo -lo que en opinión de muchos es una aclaración no pedida- que Estados Unidos no busca “una nueva guerra fría o un mundo dividido en bloques rígidos”.

Lo que dio la nota fue que, al pronunciarse Biden sobre la posibilidad de volver al Plan de Acción Integral Conjunto con Irán, el presidente Seyyed Ebrahim Raisi reviró señalando que el ataque del 6 de enero contra el Congreso de los Estados Unidos y las imágenes de afganos cayendo de aviones estadounidenses en agosto son muestra de que “del Capitolio hasta Kabul el sistema hegemónico de Estados Unidos no tiene credibilidad”.

Por su parte, Xi Jinping, señaló que "China nunca ha invadido ni acosado a otros ni buscará la hegemonía".

Por su parte, Xi Jinping, señaló que «China nunca ha invadido ni acosado a otros ni buscará la hegemonía».

Subrayó la necesidad de fortalecer la solidaridad y promover el respeto mutuo y la cooperación en la conducción de las relaciones internacionales.

“La democracia no es un derecho especial reservado a un país en particular, sino un derecho del que disfrutan los pueblos de todos los países”, dijo, y pidió a los Estados que practiquen el verdadero multilateralismo.

Reflexión final: volver al multilateralismo

Desde el primer día de la Asamblea, el Secretario General, António Guterres, hizo un llamado de atención de que el mundo está al borde de un abismo y «avanzando en la dirección equivocada».

Señalo que “el sistema multilateral actual es demasiado limitado en sus instrumentos y capacidades, en relación con lo que se necesita para una gobernanza eficaz de la gestión de los bienes públicos mundiales”.

Sin duda, este mundo pandémico nos muestra la imperante necesidad de llevar a cabo políticas de protección social y de redistribución bajo premisas de gobernanza global, de cooperación internacional y de trabajo e innovación desinteresada a favor de todos.

En la medida en que los actores estatales participantes en la ONU transformen los compromisos adquiridos y los incorporen a los niveles nacional y local, se podría hablar de estar más cerca de la gobernanza global.

La pandemia ha develado la urgente necesidad de volver al multilateralismo; reconoce que en este mundo asolado por la crisis persiste la necesidad de reformas sociales, económicas y políticas de gran calado, capaces de construir nuevas realidades y de las cuales la ONU no puede (ni debe) quedar exenta.


Alonso Ronald Ortiz García

  • Es Director General de Gestión y Vinculación Académica del Centro de Estudios Internacionales del Mayab (CEIM);
  • Internacionalista por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Maestro en Gobierno y Políticas Públicas por la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY);
  • Docente universitario especialista en geopolítica, seguridad y terrorismo; y
  • Experto en diseño e implementación de políticas públicas.

Los puntos de vista y opiniones expresados ​​aquí son los del autor y no reflejan necesariamente la política o la posición de CEIM. Cualquier contenido proporcionado por nuestros bloggers o autores es de su opinión. El contenido de este sitio no constituye el respaldo de ninguna afiliación política y no refleja las opiniones de los miembros del personal y la dirección.

Z

FECHA DE PUBLICACIÓN

octubre 19, 2021

CONOCE MÁS DE LOS SERVICIOS EDUCATIVOS QUE OFRECE EL CENTRO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES DEL MAYAB

Curso Taller Egel Relaciones Internacionales

Curso Taller Egel Relaciones Internacionales

¿A quién va dirigido? Estudiantes de licenciatura en Relaciones Internacionales próximos al egreso. Área de conocimiento Relaciones Internacionales.   Objetivo Preparar al sustentante para el Examen General para el Egreso profundizando en los grandes temas de la...

leer más

¿Deseas contactarnos?

TELÉFONO

(999) 738 9879

(999) 278 3855

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Llena este formulario y contacta a uno de nuestros asesores educativos.

Conoce nuestros cursos y talleres

Curso Taller Egel Relaciones Internacionales

Curso Taller Egel Relaciones Internacionales

¿A quién va dirigido? Estudiantes de licenciatura en Relaciones Internacionales próximos al egreso. Área de conocimiento Relaciones Internacionales.   Objetivo Preparar al sustentante para el Examen General para el Egreso profundizando en los grandes temas de la...

leer más
¡Contáctate!
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte hoy?
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte hoy?