POR: María Elisa Vázquez Durán

Blog

Russia's dog-loving leader gets another puppy as gift
El presidente de Turkmenistán, Gurbanguly Berdymukhamedov, le regaló un cachorro al presidente ruso, Vladimir Putin por su cumpleaños.

Se puede considerar a la diplomacia animal como una de las ramas menos estudiadas de la diplomacia pública y parte del poder suave de los países. Es posible definirla como el intercambio, donación, obsequio o préstamo de fauna, tanto convencional como exótica, con el fin de fortalecer lazos de amistad o comerciales, de proyectar y promover el interés por el cuidado del medio ambiente, la biodiversidad y la reproducción de especies en peligro de extinción, y la llevan a cabo principalmente las naciones que desean proyectar una imagen positiva hacia al exterior para influenciar a una audiencia extranjera.

La diplomacia animal no es nada nueva en el mundo de las relaciones internacionales. Los animales han sido utilizados como regalos diplomáticos por siglos debido a su valor simbólico y exótico, sin embargo, durante la segunda mitad del siglo XX se convirtieron una herramienta muy útil del poder suave de los países.  Ejemplo de ello es la “diplomacia panda”, presente desde las dinastías chinas de antaño, reintroducida por Mao Zedong y que fue utilizada como una estrategia del régimen para estrechar lazos con sus aliados regalando osos panda (animal en peligro de extinción y con un índice de reproducción extremadamente bajo) para posteriormente darlos como préstamo a naciones occidentales, inaugurando “la era moderna” de la diplomacia animal y volviéndose el emblema de esta rama de la diplomacia pública.

La fascinante historia de Tohuí, el panda que nació en Chapultepec
Publicidad de osos panda como obsequio de parte de China a México en 1975

Los múltiples regalos diplomáticos de animales exóticos, como el peculiar regalo del presidente indonesio Suharto de dragones de Komodo a Lee Kuan Yew, Primer Ministro de Singapur y a George Bush en la década de 1980, los elefantes obsequiados por el gobierno de Sri Lanka a China, así como los caballos y tigres como regalos diplomáticos entre mandatarios del sudeste y este de Asia, son algunos ejemplos de este tipo de diplomacia que tuvo su auge moderno durante la segunda mitad del siglo XX.

Ahora bien, en las últimas décadas del presente siglo, la práctica de dar animales exóticos como obsequios diplomáticos es cada vez menos común debido a diversos factores: el traslado de las especies, el alto costo de mantenimiento y cuidados específicos que suponen al país receptor y a los zoológicos estatales, la visión post-antropocéntrica de la “descosificación” de los animales y su revalorización como actores y sujetos políticos por derecho propio, además de la preocupación de la comunidad científica y la opinión pública internacional por el bienestar integral de dichas especies, cambiando de esta manera la forma cómo se conceptualizan los procesos y resultados de este tipo de diplomacia.

A pesar de la retirada de la práctica de la diplomacia animal en los dos últimos decenios, pareciera que estamos deslumbrando una nueva rama de la diplomacia pública que se desprende de la diplomacia animal: la “pet diplomacy” o “diplomacia de mascotas”, entendida como el uso de animales menos exóticos y convencionales, como los perros y gatos, como estrategia de relaciones públicas que pueden tener muchas de las mismas funciones simbólicas que sus contrapartes más espectaculares y apelar a las audiencias internacionales para promover una imagen positiva.

'Koala diplomacy' breaks ice, melts hearts at G-20
Diplomacia Koala en el G20

Es relevante hacer la distinción precisa entre la diplomacia animal y la “pet diplomacy”, mientras que la primera se basa en obsequios, intercambios o préstamos de animales en su mayoría exóticos (y que muchas veces fungen como símbolo de un país como los osos panda para China o los koalas para Australia) con el fin de estrechar lazos comerciales, de amistad o de cooperación técnica y medioambiental entre Estados, la segunda se basa en el obsequio o utilización de animales convencionales o mascotas para proyectar una imagen determinada e influir de manera positiva en la opinión internacional.

Imágenes como las de Obama y sus dos perros de agua portugueses en el despacho oval, el obsequio del presidente de Turkmenistán a Vladimir Putin de un cachorro de raza Alabay por su cumpleaños número 65 y “Nemo”, el labrador mixto adoptado por Emmanuel Macron, recibiendo al Presidente de Níger en el Eliseo, han corrido como pólvora por los medios de comunicación masivos y las redes sociales.

Estos ejemplos son una muestra de que las cancillerías ya no están tan interesadas en hacer faustosos regalos de animales exóticos a otros mandatarios o zoológicos estatales, sino que el foco está en mostrar una cara amable al público internacional a través de obsequios diplomáticos de animales domésticos tradicionales o la utilización de estas mascotas como parte de una estrategia de diplomacia pública. Ya no se busca obsequiar o poseer animales exóticos como un símbolo de poder suave, sino de lograr este mismo objetivo proyectando una imagen positiva y cercana al público para que pueda identificarse y conectar con determinados aspectos o conjuntos de valores de un país (o mandatario como el caso Putin) en concreto.

President Joe Biden poses with his dogs in the Oval Office
Joe Biden junto a Major y Champ

El ejemplo más reciente de “pet diplomacy” arribó con la administración Biden que llegó para continuar con la larga tradición de presidentes estadounidenses (tradición con más de 100 años de existencia que fue interrumpida por Trump) con mascotas en la Casa Blanca. La nueva familia presidencial está acompañada por dos integrantes de cuatro patas: Major y Champ, dos pastores alemanes. Champ se unió a los Biden en diciembre de 2008, mientras que Major fue adoptado de un refugio de Delaware en 2018, siendo el primer can rescatado de un refugio animal en vivir en la Casa Blanca. Estos dos canes han acaparado los reflectores desde el mes de noviembre ya que uno de ellos fue el responsable de lesionar a Joe Biden apenas unos meses antes de la toma de posesión presidencial.

La presencia de estos canes como “First Dogs” (analogía al puesto de “First Lady” o “Primera Dama”) con sus propias redes sociales y páginas de fans han servido para impulsar la imagen y la agenda de los Biden, siguiendo la tendencia de los altos mandatarios de utilizar la “pet diplomacy” como parte de su poder suave nacional para atraer, persuadir e influenciar a las audiencias internacionales y en el caso Biden, también las nacionales para limar las asperezas de la gran división interna que afecta a los Estados Unidos post era Trump.

Vladimir Putin y su gabinete han sabido utilizar la “pet diplomacy” para proyectar una imagen afable hacia el exterior. Ejemplos de ello es el regalo personal del mandatario ruso al presidente venezolano Hugo Chávez de un cachorro de terrier negro ruso, y después del ataque terrorista al semanario francés Charlie Hebdo, Putin le ofreció a su homólogo francés un cachorro llamado Dobrynya para sustituir a Diesel, el perro policía que murió en los ataques. Además de utilizar la “pet diplomacy” para estrechar lazos de amistad y proyectar una imagen cálida al exterior, el presidente ruso utilizó a su labrador, Konni, para intimidar a Angela Merkel, quien ha temido a los perros desde su infancia, en la reunión del G20 en 2007, aunque después haya aclarado que este encuentro entre el can y la Primer Ministro no fue con intención de incomodarla.

Putin explica incidente de Ángela Merkel con su perro Koni: “No quise  asustarla” | CNN
Angela Merkel y Vladimir Putin con su perro Koni

En los próximos años podremos ver el alcance que tiene el uso de la “pet diplomacy” con más cancillerías y líderes mundiales apostando por hacer uso de ella para expandir el poder suave de una manera moderna y acorde con las tendencias mundiales en torno al bienestar animal, proyectándola de manera sustancial a través de las redes sociales y los medios de comunicación. Si bien Aristóteles definía al hombre como “un animal político”, en esta era los políticos han convertido a los animales en participes de la política internacional.

María Elisa es egresada de la Licenciatura de Relaciones Internacionales por la Universidad del Valle de México Campus Mérida, experiencia profesional en el Consulado General de los Estados Unidos en Mérida.

Edición de redacción por Fridha Fernanda Fajardo Aceves.

BIBLIOGRAFIA

La diplomacia panda y el caso de México. (2019). México y la Cuenca del Pacífico, 8(23), 49-66. https://doi.org/10.32870/mycp.v8i23.585

Leira, H., & Neumann, I. B. (2017). Beastly Diplomacy. The Hague Journal of Diplomacy, 12(4), 1-18. https://www.researchgate.net/publication/318685784_Beastly_Diplomacy

Rybka-Iwanska, K. (2018, 4 abril). Animal diplomacy. Global Trends and Diplomacy. https://rybkaiwanska.com/2018/04/03/animal-diplomacy/


Los puntos de vista y opiniones expresados ​​aquí son los del autor y no reflejan necesariamente la política o la posición de CEIM. Cualquier contenido proporcionado por nuestros bloggers o autores es de su opinión. El contenido de este sitio no constituye el respaldo de ninguna afiliación política y no refleja las opiniones de los miembros del personal y la dirección.

Z

FECHA DE PUBLICACIÓN

marzo 09, 2021

CONOCE MÁS DE LOS SERVICIOS EDUCATIVOS QUE OFRECE EL CENTRO DE ESTUDIOS INTERNACIONALES DEL MAYAB

Curso Taller Egel PLUS Relaciones Internacionales

Curso Taller Egel PLUS Relaciones Internacionales

¿A quién va dirigido? Estudiantes de licenciatura en Relaciones Internacionales próximos al egreso. Área de conocimiento Relaciones Internacionales.   Objetivo Preparar al sustentante para el Examen General para el Egreso profundizando en los grandes temas de la...

leer más

¿Deseas contactarnos?

CORREO

info@ceim.com.mx

TELÉFONO

+52 1 999 133 5791

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Llena este formulario y contacta a uno de nuestros asesores educativos

Conoce nuestros cursos y talleres

Curso Taller Egel PLUS Relaciones Internacionales

Curso Taller Egel PLUS Relaciones Internacionales

¿A quién va dirigido? Estudiantes de licenciatura en Relaciones Internacionales próximos al egreso. Área de conocimiento Relaciones Internacionales.   Objetivo Preparar al sustentante para el Examen General para el Egreso profundizando en los grandes temas de la...

leer más
¡Contáctate!
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte hoy?
¡Hola! ¿en qué podemos ayudarte hoy?